TODOS LOS LIBROS DE SELECCIÓN RINCÓN ROMÁNTICO A TAN SOLO UN EURO

UN EURO

viernes, 16 de septiembre de 2011

Kiss me frog




-¿Estás ya? –me pregunta mi marido mirándome desde la puerta.
-¿Es necesario que te quedes observándome mientras me maquillo? –observo.
-Sí, porque si no tardas más.
-¿Y por qué piensas que tardo mucho?
-¿Por qué llevo veinte minutos de plantón aquí mirándote? – me replica con rintintin.
-Eso no sirve me estás comparando con lo que tardas tú y me tienes que comparar con otras mujeres y perdona que te lo diga, pero de eso tú no tienes referencias.
-Te recuerdo que tengo una madre, una hermana y una sobrina –sentencia Ace creyéndose ganador.
-Pero a ellas no las cronometrabas. Por cierto ya puedes parar el reloj. Veintidós minutos –y cogiéndole por la muñeca miro el reloj y sonrío y le planto un beso en los labios -¿nos vamos?
-Ya me has dejado los morros pegajosos.
-Ummhhh que cosas tan bonitas me dices.
Salimos camino de Santa Pola. Vamos a cenar allí y después disfrutaremos un conciertito. En concreto nos dirigimos a Gran Alacant en dónde residen muchos británicos. Por cierto ¿he comentado que es el día de San Patricio?
Cenamos en casa de unos amigos y cuando al finalizar vemos a la dueña de la casa lanzando botas desde el balcón para que la ayudásemos a decidir cuales se ponía, nos dimos cuenta de que el vino había cumplido su función a la perfección.
En primer lugar fuimos a un bar en el que diferentes grupos tocan música en directo, mi marido Ace, al que ya conocéis y nuestro amigo Jony se acercaron a pedir las bebidas a la barra. El resto nos instalamos al lado del escenario que está ocupado por un tipo enorme a la batería, dos casi jubilados a la guitarra y el bajo y… no podría describir con exactitud esa mezcla entre corredor de Tour de Francia y chica Almodóvar de los ochenta. Rubio, melena sujeta con un pañuelo a lo Guns and Roses pero sin glamour (aunque pensándolo bien Axel mucho glamour tampoco) y una maya por encima de la rodilla sujeta con tirantes. Bajo esta única y exclusivamente su pecho lobo tirando a perrito casero.
Y comieza la música, una versión de “Ace of Spades” de los Motor. El tipo enorme da con ganas a la batería, los casi jubilados acarician con mimo sus instrumentos, aquello suena muy bien hasta que… Don Mayas abre la boca.
-¡Dios! que alguien le pegue un tiro, ups ¿lo he dicho en voz alta?  -y por supuesto mi grito tenía que coincidir con un silencio en la música. Me pongo roja como la mojama y me escondo en una esquina, desde allí veo cómo mi marido da un saltito apoyado en la barra, este también está fatal, pienso.
-Anda que entre tu marido y tú vais a conseguir que nos echen –se queja Jony dándome mi bebida.
-¿Y tú qué has hecho? –le pregunto a Ace. Él por toda respuesta se encoge de hombros.
-Al pagar le sobraban un par de euros, la camarera antes de dárselos le ha puesto su mejor sonrisa, ha apretado pechuga y guiñándole un ojo le ha dicho “bote”. Tu marido va, se ríe, salta y pone la mano abierta en la barra.
-Así me gusta cariño que no te dejes impresionar por tetas desconocidas –mi maridito me guiña un ojo.
-Pues la tía ha cogido le ha tirado el trapo a la cara.
-Vaya pulgas ¿y qué has hecho tú? –le pregunto a Ace.
-Doblarlo correctamente y devolvérselo.
-¿Doblarlo? –pregunta la chica de Jony, Violeta.
-En cuatro pliegues exactamente iguales –aclara Jony.
-Ainsss este es mi hombre –exclamo dándole un sonoro beso.
Cuando consideramos que ya tenemos bastante del destroza versiones nos dirigimos a un pub irlandés, repleto de irlandeses, el día de San Patricio, puede que no sea una gran idea.
En la puerta distinguimos a un tipo grande, pelirrojo, elegante, irlandés, irlandés. Y al lado un canijo, vestido con camiseta por encima del ombligo, vaquero estrecho y sandalias con calcetines, el canijo es todo él aspavientos y baila sin cesar. Pasamos al local que está repleto, cuando voy a pedir Jony llama mi atención.
-Mira tu marido en la puerta.
Lo miro. Ha pasado de medir metro ochenta a medir dos metros de tanto que estira el cuello mientras el canijo delante de él da saltitos intentando plantarle un beso. Ace se hace a un lado pero el canijo y sus sandalias dan un grácil giro que le impide el paso, rápidamente mi marido vira hacia el lado contrario pero el tipo es más ligerito y ya está plantado delante, esta vez acierta con sus labios en el pecho de mi hombre y lo celebra con un gritito especial.
-Me parto, está intentando darle un beso –digo.
-Lo está pasando fatal –me dice Jony.
-Eso parece –contesto yo partiéndome de risa.
-Te está mirando con carita de carnero degollao para que vayas a salvarle –comenta Riky, otro colega.
-Pues va listo con lo que me estoy yo riendo.
Todos nos echamos a reír.
Ace por fin se decide coge al tipo por los brazos y alzándolo da la vuelta,  lo vuelve a colocar en el suelo y entra.
-¡Joder! ¿es que no has visto que te estaba pidiendo ayuda? –me recrimina al llegar a mi lado.
-Pues no me he dado cuenta ¿por?
Jony se atraganta ante mi descarada mentira. Ace me mira con cara de desaprobación.
-Pídeme una cerveza anda –me dice.
De repente todo bicho viviente en el bar se levanta y cogiéndose de la mano empiezan a cantar.
-¿Pero esto es un pub  o una secta? –pregunta Violeta.
-Tú calla y haz lo que veas a ver si aún nos vamos calentitos a casa –contesta Noelia.
Nos agarramos de las manos y a los guiris de alrededor también mientras movemos nuestros labios en un perfecto spanglish.
De camino a la salida, vemos como el pelirrojo engancha el micrófono y se lanza a canta “a mi manera” y lo hace pues eso “a su manera”.
Estamos esperando que llegue el ascensor que nos llevará hasta el coche, cuatro de nosotros subimos, otras dos se van por las escaleras y no me preguntéis por qué, puesto que en el ascensor cabíamos todos.
Al momento a Riky se le descompone la cara en una mueca de risa absoluta mientras señala la camiseta de mi marido con una mano. Jony y yo dirigimos nuestra mirada en la dirección que señala el dedo de éste. Vemos la rana verde que la decora con una enorme sonrisa y apoyada en unas letras rojas que rezan “kiss me”.
Al abrirse las puertas del ascensor tres de nosotros estamos doblados en el suelo muertos de risa mientras a un tercero le salen por la boca, no ranas no, pero sí sapos y culebras y se acuerda del diseñador de la camiseta, de la dependienta que se la vendió y de la persona que le convenció para comprársela (mi menda).
Después de todo el canijo solo seguía el manual de instrucciones que mi marido lucía en la camiseta.
Esa misma noche la rana se metió en el armario y no ha vuelto a salir.

12 comentarios:

nekane dijo...

Que bueno Bela, pobre Ace jamia , lo que me he reido por dios , cada dia te superas a ti misma

Bela Marbel dijo...

Ja jajaja pobre la rana amorosa que no ha vuelto a salir del armario.

Noelia Amarillo dijo...

Juer, acabo de leerlo!!! me he descacharrado viva!!! que buenoooo, joder, que ideas se te ocurren nena, es tremendo!

María Elena dijo...

Qué cosas!!! jajaja. Pobre irlandés, para alguien que hace que lo se le dice y fijate los resultados. jajajaja.

Helen C Rogue dijo...

Buenisimo Bella, que tia!!!! eres la caña de España!!!! un besito amore.

Bela Marbel dijo...

Este lo hice a petición de Olivia y por tanto se lo dedico, pero nada chicas me encanta haceros reir, es que la vida está mu mala y pasar un buen ratiko es importante. No os podéis imaginar lo que me gustan vuestros comentarios. Muaks.

Olivia Ardey dijo...

Jur, jur... lo que me he reído con lo de "pecho lobo tirando a perrito casero". Eres la caña haciéndonos pasar un buen rato. En cuanto a tu churri, pues menos mal que leyó la camiseta el canijo y no el gigantón pelirrojo. Un besito y mil gracias por dedicarme este episodio frog kiss, que me ha hecho mucha ilusión.

menchu dijo...

Una salida movidita ¿eh? Eres la monda. Bueno, tu no, tus protagonistas. Reales como la vida misma y sobre todo, divertidos.

Bela Marbel dijo...

Pues no había yo caído en eso Olivia... no me des ideas que me pierdo y al final me piden el divorcio.

Bela Marbel dijo...

Asias Menchu, no te puedes imaginar hasta que punto son reales jajajaja.

grumiiiia dijo...

Muy bueno y divertido,todo tiene explicacion en esta vida,hasta el beso de un canijo jajajaja

Bela Marbel dijo...

jajaja que verdad más grande grumiiiia, me alegra que te hayas divetido.