TODOS LOS LIBROS DE SELECCIÓN RINCÓN ROMÁNTICO A TAN SOLO UN EURO

UN EURO

jueves, 23 de febrero de 2012

PERDIDA EN BARNA O CRÓNICA DE LA PRESENTACIÓN DE ESPIRALES EN LA FNAC DE LA MAQUINISTA EN BARCELONA





Todo comienza

He llegado a Barcelona, después de unas cinco horas de viaje en tren. Y veinte whas up indicadores.
Mi hermana y mi sobrino me esperan en la estación de Sans.
Pip-pip (mensaje de Lole)
<Esto está muy cambiado me pierdo dile a Dani que toy en la puerta de Mdonals>
<Ok>
Weeeyyyy chac chiuw (no me he vuelto loca, es que mis whats app suenan así).
<¿Cómo que se pierde? Si lleva viviendo aquí toda la vida>
<Las señoras mayores de pueblo es lo que tenemos nos perdemos en la capetal>
Weeeyyy chac chiuw
<Menos mal que siempre llevo encima un par de sillas de ruedas para llevaros viejunas>
<¡¡¡Que hosti…
-Senyors viatjers… (es la señorita de la voz amable, informándonos de que hemos llegado)
…hemos llegado, luego hablamos>
Salgo tras la marabunta. Esto es enorme. El rebaño sale con sus maletas y se dirigen a unas escaleras mecánicas, y yo naturalmente les sigo, no se donde van pero supongo que como yo, querrán salir de aquí. En este momento podrían guiarnos a un matadero y no nos enteraríamos hasta sentir la vara esa en el cuello.
-¡Uf, estoy fatal!  -Me digo a mi misma.
Y una vez en la inmensidad del holl de la estación, ¡joder! Solamente esta zona es más grande que toda la estación de Alicante. ¡Sorpresa! Nadie me espera. Mi sobrino es un tipo alto, rubio y muy guapo, lo distinguiría a la primera y más al lado de un tapón como yo, que es mi hermana.
Lo más inteligente sería esperar aquí a que lleguen, así es que pillo la maleta y siguiendo el olor a carne y grasa me dirijo a McDonals.
La presen
Aquí tampoco están.
Weeeyyy chac chiuw
<¿Dónde estás?>
<En la puerta de McDonals> (sí uso mayúsculas en los mensajes)
Weeeyyy chac chiuw
<Pero si no te has bajado del tren>
<¿Tú crees? Yo diría que sí.
Weeeyyy chac chiuw
<No te muevas de donde estás, en serio>
<Okis>
Al cabo de tres minutos, aparecen. Saludos, abrazos, bla bla bla…

Llegamos al parking y nos dirigimos directamente a un Jaguar.
-Dani que detalle, recogerme con el coche de Mark, ainnnsss que emoción, me encanta.
-¿Qué coche?
-Pues el Jaguar.
Laura y Espirales
-Ah, pues no, es el de al lado.
-Vaya.
-Vaya qué, aún te vas andando, milady. Es el Alfa Romeo.
-No si no está mal, pero me hacía ilusión ir en un coche de esos en los que van las famosas de verdad –digo con un puchero.
-Dame la maleta y sube anda.
-¿Asientos de piel rojos? Juas, tengo que llamar a Ace para decírselo.
-Hola cariño ¿ya has llegado?
-Sí, ¿a que no sabes dónde tengo el culo?.
-Apostaría que al final de la espalda…
-No, bueno sí pero me refiero a que Dani tiene un sofá de skay rojo en el coche, ja ja ja.
-Ummmhhhh, me lo vas a tener que explicar.
-Que los asientos del coche son de piel rojos, pero así le quitas la gracia al chiste, era como en la canción de los Mojinos.
-Ja ja ja, dile hortera de mi parte –me dice Ace.
-Dice que eres un hortera.
-Dile que sí, que te voy a cuidar muy bien –replica Dani.
-Creo que se ha enfadado –contesto a mi marido.
Después de colgar recuerdo que no he cogido el boli que me había regalado mi amiga Olivia, teniendo en cuenta que en mi última presentación firmé con uno de publicidad de lácteos que me prestó mi hermano.
-Mierda, otra vez que vengo a una firma sin boli –me quejo.
-Ten, yo te lo dejo –dice mi hermana entregándome uno.
-¿De un partido político? No gracias –reniego.
-Ten, tengo otro.
-¡Mucho mejor! –ironizo –de un banco, ¿no tendrás alguno de un constructor corrupto y así tengo el juego completo.
-Pues hija ya te la apañarás.

Tras media hora de intenso tráfico, llegamos a La Maquinista. Y oh! Sorpresa, esto es tan grande como la estación o más. Pero es que aquí no hacen cosas de mi tamaño.

-Por aquí –indica mi sobrino.
-¿Estás seguro? –le pregunto.
-¿Tienes una idea mejor?.
Weeeyyy chac chiuw
-Ahhh! La solución.
<¿Dónde estás petarda?>
<En la puerta de…>
El regalo
-Ehhhhhh, Pertur de mi vida, Bones de mi corazón… -grito al ver a mis amigas del face, mis queridas locas.

Después de los saludos pertinentes, nos sentamos a tomar un café y me sorprenden con un regalo.
Minuto 1.
Doy vueltas al regalo buscando el modo de abrirlo sin romperlo.
Mis amigas me miran con ilusión esperando mi reacción ante la sorpresa, que me consta llevan tiempo preparando.
Minuto 2.
Sigo dando vueltas al paquete y sigo sin encontrar el punto exacto.
Mi amiga Pertur no pierde la sonrisa, aunque algo más tensa, la sra Bones comienza a retorcer sus manos.
Minuto 3.
El punto exacto de apertura, está muy escondido detrás de una buena capa de fixo, ains que me lo voy a tener que tomar con calma para no estropearlo.
La Pertur se muerde los labios para no insultarme, la sra Bonnes tuerce el morro.
Minuto 4.
Comienzo despegando con la uñita la esquina del adhesivo, con mucho mimo para no romperlo.
La Pertur resopla. La sra Bones extiende su mano hacia mí.
Minuto 5.
Se me rompe. Me dirijo tranquilamente a otra esquina.
La Pertur grita. La señora Bones…
-Bela ¿quieres abrirlo de una vez? –me increpa.
-Es que es tan bonito, no quiero que se rompa.
-Sí, pero el regalo es lo de dentro, no el papel.
Minuto 5.3.
Consigo desprender el fixo y un maravilloso libro de notas aparece ante mis húmedos ojos. Directo al corazón.

Con Anna


Media hora después.
-Anna, que alegría conocerte –acabo de ver a Anna Casanovas, es la escritora que me va a presentar, la creadora de la maravillosa saga de los hermanos Martín.
-Bela, que bien haber venido, nada, nada, súper contenta yo ¿eh? –a esto le ponéis un marcado acento catalán, que la caracteriza.
-Adoro a tus Martín y como escribes, para mi es un honor –es como lo que se ve en la tele, cuando los de un gremio se juntan, comienza el peloteo y el cuanto te quiero y tal. En este caso es estrictamente cierto.
-No, no. Que sepas que me encantó Espirales. Solo tengo una cosa que decirte, tu sabes que yo me llamo Ana claro, pero resulta que mi marido se llama Marc.
-¿No jodas?, que casualidad.
-Pues sí, así es que cuando leí el primer capítulo y veo que en la página tres ya te has cargado al Marc, pues mira si tengo tu teléfono te llamo y te insulto ¿eh? –me recrimina.
-Tampoco te quejes, que luego te pongo otro que no está nada mal.
-Sí eso sí. Menos mal porque ya te digo que te hubiera hecho algo horroroso y que doliera mucho.
Con Nuria Mill y Sosiego

Media hora más tarde, estamos dentro de la Fnac de la Maquinista, preparando la presentación.
Hablo con unos y otros alrededor de la mesa que nos han preparado.
Y llega mi amiga Nuria Mill Batrina y cuando la veo cargada con lo que parece ser un lienzo, me emociono. Supongo en seguida, que ha traído a “Sosiego” para que nos acompañe. Abrazos y besos.
-Bela, yo creo que cada obra de arte tiene un dueño desde el momento en que nace y la dueña de “Sosiego” eres tú, te la entrego.
La vuelvo a abrazar, un montón de emociones me embargan y estoy a punto de echarme a llorar cuando un grito me saca de mi ensimismamiento.
Mi hermana Lole y Espirales

-¡Bela! –es mi Pertur.
-¿Qué pasa?
-Mira la pantalla, ¿es que no se te ha ocurrido poner una carpeta que ponga archivos secretos?
Mi mirada se dirige a la pantalla gigante, dispuesta para enseñar a la Fnac entera el trailler de Espirales, pero que en ese momento estaba enseñando el escritorio de mi portátil.
-¡Ahhhhh! Quítalo Pertur, pon el trailler –grito.
Mi color de cara alterna entre el blanco muro y el rojo ketchup, mientras abandono a Nuria que me mira con cara de… “habré dejado mi obra en manos de una loca”, para alcanzar mi ordenador.
-Pero ¿cómo? Yo no sé dónde tienes guardado el trailler, petarda.
-En todo sobre Espirales… -cuando llego afortunadamente mis queridas Pertur y Sra Bonnes han conseguido quitar la imagen fija.
¿Qué había? Ah!, es un pecado que no pienso confesar.

Con la Pertur


Diez minutos después comienza la presentación.
Anna y yo estamos sentadas a la mesa dispuesta para ello, la gente ocupa su lugar y se acerca Belén (coordinadora de eventos de la Fnac).
-¿El sonido es imprescindible? –me pregunta.
-Mujer imprescindible no, pero el tema de Jonhy Cash es muy chulo.
-Es que no sé qué pasa con el cable que no nos sale el sonido, pero voy a ver si tengo otro que no creo, pero…
-Pues si no tienen cable aquí, no sé yo dónde los pueden tener ¿no? –comenta Anna.
-Eso digo yo, que no funcione el sonido, en un sitio donde el sonido se vende – confirmo.
Cinco minutos después seguimos intentando arreglarlo. Al final un chico muy amable se acerca y me dice…-
-¿Te importa que mire si tienes algún bloqueo en el ordenador?
-No mira, mira pero…
El chico amable hace clic en el icono del sonido y… ¡sorpresa! El sonido estaba a cero.
-Pues va a ser eso –dice él muy amable.
-Ahhhh, ¿perdón? –contesto yo. Anna se ríe. Yo me sonrojo y miro con cara de pena a Belén intentando que me perdone, ella sonríe y comienza la presentación.

Con la sra Bonnes
Muchas gracias a Helen y Yolanda por querer verme en Barcelona. A Jezz Burning por ponerme en contacto con la Fnac, a Raquel y Belén por su gran trabajo y su dedicación, su maravilloso trato y su entrega, a la Fnac La Maquinista en general. A Lola, Laura, Dani y Sole, por todo. A Nuria por “Sosiego” y por ser como es.


Y a todos los que asististeis, y me dais vuestros ánimos y vuestro apoyo continuamente. Gracias muy especiales a los que estáis comprando Espirales haciendo que se encuentre entre los más vendidos, sois grandes.

Con el micro
De charreta
Con Dani y Laura

En la cena
Firmando
Unas risas






















13 comentarios:

Helen C Rogue dijo...

Que lo cuento!!! que lo cuento!!! jjajajajajaja ainss como os quiero petardas mías!

menchu dijo...

Eres estupenda Bela. Una crónica preciosa y desde luego, no os aburristeis. Muchas felicidades.
Por cierto, he vuelto a encargar Espirales por enésima vez, no pude conseguirlo en Madrid. A ver si es la definitiva. Con las ganas que tengo de leerlo.

Bela Marbel dijo...

Jajaja noooooo Helen esto queda entre nos, Menchu gracias, no me lo puedo creer, pídelo en la Fnac a ver si así, ya me cuentas.

Bela Marbel dijo...

O en la página de Éride directamente, claro al encuentro como no fui no se lo llevaron, sorry mucho.

Núria MILL Bartrina dijo...

gracias a ti,fue un placer conocerte y es un placer leerte un fuerte abrazo

María Elena dijo...

Una crónica estupenda, guapa!!! Por cierto, el Alfa Romeo no tiene nada que enviadiarle al Jaguar... yo tengo un Alfa y voy como las diosas en él, jajajajaja. Tienes que contarme, aunque sea al oído jajaja, lo que sale en tu pórtatil que ha visto toda la Fnac eh??? me has dijado intrigadísima. En esa presentación faltaba yo, jolines, con las ganas que tengo de conoceros, a tí y a Anna. Otra escritora que me encanta. Besos.

Jud Baltimore dijo...

Dios mio de mi vida.. estas loca como las cabras.. en serio; cada vez que te leo es inevitable acabar sujetándome el mondongo (barrigota) de la risa; me duele tó jodía.
Ains que envidia me dan las que estuvieron ahí.... VEN A VALENCIA JOPETAAAAS

Bela Marbel dijo...

Jajaja no lo digo María Elena, pero Helen todavía se está riendo de mi. Anna es un cielo, congeniamos enseguida, lo habrías pasado bomba porque nos reímos un montón, y cotilleamos otro tanto.

Bela Marbel dijo...

Ains Jud, es que a veces se me va un poco la pinza. Y me pasa de todo hija. Y no lo descarto, tú dame tiempo y verás.

Yolandagq dijo...

jajajaja verdad verdadera... pero dejame apuntar que al final firmaste con mi mini boli (ese mini boli que llevaba yo en el bolso durante años) y al final te lo quedaste, espero q te sirva para firmar muchos muchos ejemplares más. Espero ver ese precioso cuaderno de notas lleno de ideas para más historias fantásticas... Os quiero churrillassssssss

Bela Marbel dijo...

Pues ya lo he estrenado, pero lo estoy usando para los poemas, que es lo único que sigo escribiendo a boli. Nosotras también te queremos.

Laura Nuno dijo...

Como te lo montas, jodía!!! Jajajja. Enhorabuena, Bela. Te lo mereces. Esto y mucho más. Pero la próxima vez, pierdete en Madrid, jodia, que te tengo ganas!!!!
Besines!

Bela Marbel dijo...

Síii es lo próximo de verdad, aunque espero que mis queridas amigas me busquéis si me pierdo, que conociéndome...