TODOS LOS LIBROS DE SELECCIÓN RINCÓN ROMÁNTICO A TAN SOLO UN EURO

UN EURO

jueves, 12 de abril de 2012

Sushi, Starbucks y flores de Bach o presentación de Espirales en Fnac Madrid


Con Noelia Amarillo y Lucía de Vicente







-Al final, el camino ha sido fácil -le digo a mi marido cuando estamos entrando en Madrid.
-Espera, que aún no hemos llegado.
-No, pero casi. Estaba yo cagada con M45, pensando que entraríamos en un bucle del que no podríamos salir.
-Mira salida, catorce. Recuerda que tenemos que salir en la diez.
-Trece... Doce... Siete ¿Siete?
-¿Cómo que siete?
-Te lo juro, y ahora pone siete/seis.
-¿Pero que ha pasado con las once, diez, nueve, ocho.
-Y yo qué sé. De verdad que no estaban.
-Mira que te he dicho, que las fueses mirando tú.
-Que las iba mirando, te lo prometo. Pero no están. Oye a lo mejor a Gallardón le daban tirria esos números y los eliminó.
-Si claro. Mira, ahí pone hacia Vallecas. Vamos a entrar, a ver si salimos a la Gavia.

En Vallecas.

-¿Y si preguntamos?
-No es necesario. Tú mira los carteles.
-¿Estás seguro?
-¿De qué?
-De que quieres que yo mire los carteles. Con lo fácil que sería preguntar.
-Que manía tenéis las mujeres de preguntar cosas que están indicadas.
-Pues yo llego a todas partes preguntando.
-Por eso siempre llegas tarde.
-Ja. Ups, acabamos de pasar un cartel que ponía Centro Comercial La Gavia.
-Te agradecería que me avisases antes y no cuando ya lo hemos pasado.
-Sí eso estaría bien ¿verdad?

En el centro comercial

-¿Dónde habéis quedado? -me pregunta Ace.
-En la puerta de la Fnac.
-Y por qué no las llamas y les dices que ya estás aquí.
-Porque no. Ahora nos veremos.
-Hay varias puertas -me recuerda.
Ring, ring, ring.
-¿Sí? -respondo al teléfono.
-¿Dónde estás?
-Dentro de la Fnac, en la parte de arriba.
-Nosotras estamos en esa puerta.
-Ya salgo.
Al salir veo a Noe (Noelia Amarillo) echándose unas gotas a la boca.
Saludos y más saludos.
-¿Dónde comemos? -pregunta Ángela.
-Pues con las colas que hay, solo podemos meternos en el japonés. ¿Os gusta el sushi?
-No -contesta Ace.
-Tranquilas comerá fideos -informo yo.



En el japonés.

Sentados todos a la mesa. Noe se echa a la boca otras gotitas.
-Hay que comer con palillos que la comida japonesa no sabe igual, que con los cubiertos.
Yo, por si acaso, agarro mi tenedor con firmeza.
Abrimos los palillos, yo me quedo mirando los que me han tocado a mi. Veo que mis amigas comienzan a comer con los suyos.
-Oye esto está mal, a mi me han tocado unos defectuosos.
-¿Por qué? -pregunta Noe.
-Porque los míos están pegados.
-Es que tienes que despegarlos tú.
-Ups, los de la capital como sois.



Después de la comida fuimos a tomar café. Como no, al Starbucks. Nunca me he sentido tan cosmopolita. Cualquiera diría que ando por Nueva York en vez de por Vallecas.
Para los que como yo no lo sabéis, en Starbucks te pones a la cola, pides tu café, les das un nombre y cuando está te llaman y te dan el café que a ellos les da la gana.



-¿Que quiere?
-Un capuccino con crema de leche.
-Frapuccino?
-No, capuccino sin nata, con crema de leche.
-Sin nata?
-Sí.
-Pídeme un cortado -me dice Ace.
-Cariño estás en el Starbucks, vive peligrosamente, no sé pide un especial con mocca.
-Me casé contigo ¿recuerdas? tengo el cupo de aventuras y peligros más que cubierto. Cortado.
-Me van a mirar mal.
-Cortado.
-Y póngame también un cortado -le digo al camarero.
Él me mira enarcando las cejas y gira su vista hacia el panel de especialidades. Lo sabia. Niego con la cabeza.
-Cortado -repite mi marido mirando muy serio al camarero.
-Ah, claro -contesta éste. Será capullo.
-Noelia!!!!!!
-El mío -dice mi amiga -Está bueno, raro pero bueno.
-Bela!!!!!
-Yo -lo cojo -¿Y por qué está frío?
-El frapuccino es frío.
-Ya, pero yo había pedido un capuccino con crema de leche.
-Pues yo también te he entendido capuccino.
-No me ayudes Noe -le digo.
-Perdona -le dice un chico al cajero -Me habéis llamado pero no veo el mío.
-Pues está... en la mano de esa señora.
Noe mira su vaso -pues aquí pone Noe... Javi, pone Javi.
-Pues va a ser el mío.
-Mis gotas, necesito mis gotas -declara Noe.
-El suyo es este -le dice el camarero dándo a Noe uno de chocolate.
-Es que el chocolate no me gusta -comenta el chico.
Noelia acaba en la mesa con dos capuccinos de medio litro, uno de choco y otro de caramelo. Y veinte eurazos menos en la cartera.
-¿Para que son las gotas que tomas? -le pregunto.
-Son flores de Bach, ya sabes que me pongo muy nerviosa en las presentaciones, así es que las tomo para tranquilizarme.




En la presentación.

Sentadas a la mesa, Noelia Amarillo, Lucía de Vicente y servidora Bela Marbel.
Fernando, el técnico de sonido, nos está retocando los micrófonos.
-Levántalo y acércatelo a la boca -me dice.
-No me digas obscenidades que soy una mujer casada -contesto. El chico me mira sin comprender. Pues a mi no me parece que mi sentido del humor sea tan retorcido.
-¿Sabes que lo que sale por este micro se oye en toda la Fnac? -me informa Lucía.
-Ups -ahora es cuando mi sentido del humor no me gusta ni a mi.
-Creo que me voy a tomar otra gotita -informa Noe.
-Como no te tomes el frasco entero después de los dos cafés de a litro que te has cascado, me parece a mi que no... -le digo.
-¿Empezamos? -pregunta Fernando.

Gracias a todos los que habéis asistido, a pesar de las fechas a las que estamos. Poner mis presentaciones en fechas imposibles, es un don que tengo.

La primera, la puse el mismo día que todo el mundo hacía la cena de empresa de Navidad. Hubo gente que no pudo ni aparcar y tuvo que irse sin verla. La segunda, coincidió con una manifestación de los maestros, hubo cuarenta mil personas, eso sí, con pancartas y gritos en contra del ministerio y del gobierno. La tercera coincidió con el encuentro RA en Madrid, y yo presenté en Barcelona, y ahora en plena Semana Santa en Madrid, cuando una buena parte de Madrid está en mi tierra, Alicante.

No obstante, siempre superáis mis expectativas y venís a apoyarme. Gracias, mil gracias.




Con Violeta Lago
Presentando


                                   



Mis chicas queridas



Con Lala Nuno
Leyendo y riéndonos

Con Ana Martín mi chica fuerte.



V tuyo o mío

Con Fernando técnico de sonido de Fnac

8 comentarios:

Violeta Lago (Mamen) dijo...

¡¡¡Gracias a ti, Bela!!! Fue un día estupendo. Me encantó conocerte en persona y ratificar que eres un sol.
Por cierto, la crónica... ¡desternillante!
Besosssssss

Bela Marbel dijo...

Gracias cielo. Naahh, tú que me miras con buenos ojos. Por cierto, ahora puedes ratificar, que en mis crónicas no me invento nada, las cosas tal cual pasaron.

Anónimo dijo...

AY bela que razón en tu cronica con lo facil que vemos nosotras lo de preguntar y lo complicado que lo hacen los hombres por no preguntar jajajajjaja sigue asi que te voy siguiendo. carmen mari

Anónimo dijo...

me partooooooooooooooo toaaaaaaaaaaaaaa. chica fuerte???? si me vieras ahora no dirias eso ;)

Bela Marbel dijo...

A que sí Carmen Mary, Ace dice que es un gen femenino, qui fort tú.

Bela Marbel dijo...

Muy fuerte y muy valiente. Me ratifico princesa.

María Elena dijo...

Me encantan estas crónicas, jejejeje. Hija siempre te pasa algo para reirse y no parar. Con los dos cafés de Noelia, ya te ni te cuento. Cuando dijiste que es la de Almería?? Si la pones en sabadete mejor, jejeje.
Un beso, guapa!!!

Bela Marbel dijo...

En cuanto pueda voy para andalucía reina, gracias por pasar el tiempo con mis cosas.